View site in English
Compartir

Seguir adonde el niño quiere ir

image
El blog de Sallee
  • diciembre de 2012
  • Recientemente tuve el gran placer de trabajar con siete equipos de maestros de clases que se esforzaban mucho por mejorar su implementación del Método de Enseñanza por Proyectos. Una pregunta que surgía repetidamente tenía que ver con la noción de “seguir adonde el niño quería ir”. Varias maestras tenían la idea que el tema de un proyecto puede solamente ser el resultado de un interés que revelan los niños durante el juego. Deseo compartir la explicación que di a estas maestras por si acaso otras personas también encuentran este punto algo confuso.

    Los temas posibles sí pueden surgir de un interés fuerte que revelan varios niños al jugar. Sin embargo, los maestros también pueden proponer a propósito temas de proyectos, o los temas pueden emerger de una unidad temática u otro proyecto que actualmente está en marcha. Una maestra puede proponer cierto tema por varios motivos. Por ejemplo, puede ser que quiera despertar el interés de cierto niño en particular, como en el caso del proyecto de coches que se describe en Rearview Mirror (2011). O en cambio, la maestra tal vez quiera implementar un proyecto cuando otros maestros de su escuela se están enfocando en un tema. En este caso, ella puede decidir proponer un proyecto que reúna los criterios para la elección de temas o que esté relacionado al tema. Por ejemplo, si los niños de otras clases estudian el Día de San Valentín, la maestra que desea que sus estudiantes participen en un proyecto podría proponer un proyecto sobre el correo. Por otro lado, una maestra que ya había comenzado una unidad temática sobre el Día de San Valentín podría notar que el correo les interesa a muchos niños de su clase. En el primer caso, el proyecto del correo hubiera emergido de la unidad temática.

    Sin importar cómo empieza un proyecto, en cierto momento todos los maestros sí “siguen adonde los niños quieren ir” en un proyecto auténtico. Este momento ocurre hacia el final de la Fase 1 cuando el maestro determina si hay un interés suficiente entre los niños de la clase como para apoyar una investigación. El maestro podría empezar una conversación durante el tiempo del círculo diciendo algo así: “¡Huau! Hemos hablado mucho sobre el correo esta semana. Ustedes han jugado a ser carteros en el área de juegos dramáticos, han dictado cuentos sobre el correo y han pintado dibujos sobre el correo. ¿Hay cosas que todavía quieren averiguar sobre el correo? Vamos a hacer una lista de sus preguntas aquí en este papel”. Si los niños no manifiestan mucha curiosidad sobre el correo con sus palabras o acciones, el maestro podría decidir abandonar el proyecto sobre el correo e intentar identificar un tema nuevo que sería más intrigante. Esto no significa que todos los niños de la clase tengan que sentir una curiosidad intensa sobre el tema; pero el trabajo de proyectos requiere un interés común entre varios niños que probablemente participarán en planear, investigar y representar hallazgos.

    Al compartir estos pensamientos sobre “seguir adonde el niño quiere ir” y la función de este concepto en el proyecto, se ayudó a las maestras que recién empezaban a hacer proyectos a entender que pueden decidir, a propósito, provocar un interés en el tema de un proyecto. Se dieron cuenta de que existe un lugar en los proyectos para el trabajo iniciado por el maestro y que se necesita seguir la curiosidad del niño para que un proyecto auténtico pueda desarrollarse.

    Volver a la página principal del Blog de Sallee.

    inicio